jueves, 30 de octubre de 2014

Tras el verbo.

Tras el verbo; el verso. Tras la mirada; la sonrisa.

Mi pasión es vestir el blanco, mi temor; el despertar ajeno a todo.

Una canción es la más completa tristeza, la más eterna verdad.

Entendí que la belleza estaba en los corazones, que la ternura era un rasgo único.

Recibir algo más que una música erizante.

Siento un lugar, una presencia, un desafío.

Prohibido cerrar tus ojos al sueño, abrir tu alma al desconsuelo.

Hay veces para el recuerdo, para la alegría, para la verdad.

En un mundo sin ansias, sin desvelos, sin vaivenes.

Sé que no es tristeza, pero......se parece tanto.

No necesito piedad. Espero, lucho por lo imposible.

Diáfano y cruel; pensar y no querer escuchar.

Acabé el día cuando la noche había amanecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario