viernes, 28 de noviembre de 2014

Comencemos...

Comencemos sin sombra bajo la que abrigarnos.

Persigamos el último tren que la noche nos envió.

Sequemos las lágrimas de los luchadores.

Respetemos a los que siguen su camino en la oscuridad.

Abracemos a los victoriosos en la ternura.

Eduquemos a los falsos eruditos.

Rescatemos a los que dudaron alguna vez.

Instauremos una nueva elegancia; la de los dichosos, la de los valientes, la de los amantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario