jueves, 27 de noviembre de 2014

Despreciado por el insomnio.

Despreciado por el insomnio. Dolorido y sin luz.

Me atraganto con las verdades oscuras. Recelo de las manos de los felices.

Sin red, así caminaré. Las palabras pérdidas me guiarán.

Sólo los nidos que escaparon del horror sabrán de mí.

Podré escribir sin necesidad de impresionar. No influiré en esas manos venosas.

Por el día, los rugidos reventarán a mi alrededor, al atardecer, la luz del neón sacrificará mis ojos.

Seré alimento de la luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario