sábado, 29 de noviembre de 2014

Escuchadme...

Escuchadme...soy algo más que unos ojos hambrientos.

Cualquier película que me sepa estremecer,
cualquier libro que coleccione mis tentaciones.

A los pies de un alma desnuda,
en los brazos de un cuerpo vespertino.

Algo que rompa barreras de sonido,
algo dicho con una mirada impenetrable.

Un sábado muerto hasta que la noche lo despierte,
un domingo insignificante preñado de guiños azules.

Cuando todo amaine, verteré mis alegrías,
cuando no pueda caminar, seré sólo sexo y perdón.

Suenan teclados y violines inciertos,
se retuercen los padrinos de estilos con alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario