martes, 25 de noviembre de 2014

Morir sin tu boca....

Morir sin tu boca será un duro final,
una venganza invertida.

Tendré que respirar aquí.
Estoy a un lado,
sin derramar lágrimas.

Serenatas para labios exprimidos.
Relámpagos con pies de plomo.

Duele lo fácil del olvido.
Angustia lo que huye entre los dedos.

A bocanadas, sin frescura ni elixires.

Reconoceré a los muertos cuando despierte de esta pesadilla de brumas y helechos?

No quiero mendigar.
Quiero vivir de regalos y sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario