domingo, 30 de noviembre de 2014

Odio las penumbras....

Odio las penumbras que no te encuentran.

No imagino el tiempo sin los encuentros con tu alma

Te conozco sin besarte ni visitar tu cuello.

Son duras las penas en el exilio de tu mirada.

Te he visitado en tantas madrugadas!

El legado de tu perfume anidará por siempre en mi cabello.

Dime tu nombre, sabré guardarlo fuertemente, pero con un dulce tesón.

Buscaré y encontraré tus otros labios, conseguiré el jugo incesante.

2 comentarios: