sábado, 1 de noviembre de 2014

Una vida regalada.

Una vida regalada, sesgos de algo fortuito, irreal.

Inventar un número y vestirlo de esperanza.

Antes de morir quisiera vivir.

Nada me ata a mis entrañas.

Aquí, todo es más respirable.

La ignorancia solamente sobrevive.

Me armaré para amar.

Me reencuentro a buen resguardo.

Quizás me reserve para el viento,
para otros hogares.

Ser extraordinario sin ser tú mismo.

Sirenas de titanio, dulces y melancólicas.

Un lugar donde despertar los miedos, donde descarnar la juventud.

Días para el recuerdo, aunque sea para seres olvidados.

Progenitores sin pies ni cabeza. Encrucijadas dobles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario