domingo, 14 de diciembre de 2014

Lo absurdo es también necesario.

Lo absurdo es también necesario.

Todo deja de importar en el mismo momento que se viste de verdad..

Las espadas buscan espaldas abiertas,
pieles sin miedo.

Ojalá un mundo sin razón,
una razón para tu mundo!

Tenía que decirlo, solo necesitaba una sonrisa cómplice.

Los pájaros no vuelven sin un regalo para los ojos.

No abandonaré ningún brazo amigo,
ningún regazo bendito.

Ningún borracho me contará su otra vida.

Seguiré vivo, al menos por un instante.

Me confunden los desnudos que invitan a temblores fríos.

¿Por qué es menos necesaria una caricia que un verso roto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario