miércoles, 14 de enero de 2015

Ana.

Ana,
necesito ser el asiento
de tu piel,
el despertar tardío de
tus susurros.

Necesito tu mano limpia
entre las aristas
de mis dedos,
necesito tu piedad
y tu silencio protector.

Un ayer lejano nos
confió este futuro
impensable.
Un mañana tranquilo
y risueño nos acompañará
hasta el fin.

Ana,
te debía una poesía,
una respuesta,
una oración,
una quimera,
un mundo mejor,
pero es que,
Ana...te debo tanto!

1 comentario:

  1. Espero que esa Ana sea Yo, o me voy forever igual te quiero forever. Besos

    ResponderEliminar