sábado, 10 de enero de 2015

De vuelta a los antiguos versos.

De vuelta a los antiguos versos,
a los días contados.
La memoria está resuelta
a sobrevivir.

El tiempo se lo llevó una tormenta
de acero.
Las cenizas no renacerán.

No era yo quien cayó;
alguien se inventó mi sombra.

Fuiste tú, fue tu forma de amar,
tu falsa frialdad.
La noche, el viento, la rutina,
todos se abren paso.

La ficción se arrodilla ante
la fe, ante la imagen rota.
Desnudo, lamento lo que
nunca ocurrió.

No puedo prohibir,
no puedo rozar,
no puedo enamorar.

6 comentarios:

  1. Todo se lo pudo llevar, las cenizas y la desilusión , pero todo se puede , restituir sin lugar a dudas. Duro pero muy reflexivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí. Siempre pueden llegar tiempos mejores. Un abrazo, Mariposa.

      Eliminar
  2. Todo con amor, porque el amor lo puede todo, solo que hay que ama, pero con amor sincero, el que duele

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor: esa ficción qué devora la realidad! Muchas gracias, amigo.

      Eliminar