miércoles, 21 de enero de 2015

Escribiré para los que están por llegar.

Escribiré para los que están por llegar,
para los que se abrirán camino.

En ocasiones mis ojos son austeros,
duermen en habitaciones angustiadas.

Quién trate de rendirme; se ahogará en mis instintos.
Quién no quiera escucharme; sentirá mi nombre. 

He visto como cabeceaba la noche, he visto llover en manos amigas.

Hablar sin deshacer el ruido, soñar sin destronar al vencedor.

He rendido cuentas ante unos ojos enamorados, he desabrochado botones de textura infinita.

Lo lejano rozaba mis mejillas.
Nubes y lunas me hablaban de amigos únicos.

Texturas firmes como el resplandor,
augurios afines como la esperanza.

Halos que invitan a elucubrar,
ciencias tan inexactas como bellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario