sábado, 3 de enero de 2015

Hombres y locos.

Hombres y locos,
locos anfibios
dotados de dolor,
de estruendo,
de lascivia,
de belleza,
de nobleza irracional.

Máquinas alardeando
de dones desconocidos.
En sus senos descansa
el mundo; de sus sesos nacerán
nuevos tiempos.

Tal vez no existan los sueños
de un mar irascible,
de un amanecer de tonos
trufados.
Tal vez las quimeras nos
visiten para no marchar.

Siento el aliento de los
arrodillados.
No consentiré otra mentira,
otra maldad monolítica.

Respiraré entre vuestras
huellas.
Bailaré hasta el final de los días.

Amaré dándolo todo

No hay comentarios:

Publicar un comentario