domingo, 18 de enero de 2015

Poema de la muerte cercana.

Poema de la muerte cercana.
Poema de la niña truncada,
de la belleza rota.

Poema de quien no fue mujer,
de quien halló refugio más
allá de lo permitido.

Poema de sorpresa y desapego,
de felicidad truncada, herida,
de silencios inertes, cabizbajos.

Fueron tus manos y tu corazón
los que desarmaron a los
cobardes.

Fue tu vida un recuerdo conocido
y llorado.
No te dejaron existir, no te dejaron
volar.

Sin conocerte; te siento,
sin sentirte; te añoro.

Ignorantes; viejos conocidos de la tristeza, tullidos eslabones de la vergüenza. 

Saltaron al vacío tu amor y los zafiros metálicos; planearon sobre este mundo escueto y moribundo. 

Los salvajes,  los inútiles, los despiadados, no podrán acabar con las vidas distintas, con las voces auténticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario