miércoles, 21 de enero de 2015

Sonrisas placenteras.

Sonrisas placenteras y no
urdidas.
Tengo tus manos de gacela
enquistadas en mis ojos.

Deseo la armonía de las
canciones.
Herido por letras encendidas,
por acordes delicados,
por furia y alegría.

Hablemos en la azotea de
nuestros sueños.
Desafía mis intintos,
esos perfumados de
despertar.

Quizá nos hará más grandes
el vaivén de nuestros labios.
Me desdoblaré para contemplar
nuestro amor.

La misma sed que un día
te trajo a mí.
El mismo color letal que esfumó
el resto mis mundos.

JulioElpuente

4 comentarios:

  1. Sin palabras,solo un me encanta,GRACIAS.

    ResponderEliminar
  2. Sonrisas que redimen y obligan a tirar hacia delante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, siempre hay algo o alguien que te da el empujón necesario.
      Un saludo.

      Eliminar