sábado, 3 de enero de 2015

Volcarme.


Volcarme.
Nutrirme de vida,
beber con sed.

Mi reino acabó el primer día,
aquel que amaneció menos azul,
con el horizonte ensangrentado.

Se perdieron los versos;
los de amor,
los de la angustia vestida
de azul....los invencibles.

Comenzó el año cuando
abrí mis ojos de niño feliz,
cuando mis pupilas hablaron
por mí.

Todos,
todos fuimos héroes anónimos.
Todos aprendimos a volar
sin alas, a navegar sin velas,
a vivir sin horror.

Habladme de vosotros.
Repetidme los versos
que amé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario