jueves, 5 de febrero de 2015

Lobos ateridos.

Lobos ateridos, soñadores
entre las faldas.
Siempre maltrecho, ninguneo
a los héroes.

No me obeceden los nombres
ni los signos.
Algún día seré digno de aquellas
golondrinas.

Lentos, carnosos, los emisarios
presentan la redondez de
sus noches.

La muerte me la causa un
perdón cualquiera,
una cita con el olvido.

Mi labor fue la de un adulador
sacrílego,
la de un doctor de la nada.

Esas lenguas que nos robaron
la razón,
esa expresión entre la niebla y las lágrimas. 


6 comentarios:

  1. Hola Julio, muy bonitos versos. Que tengas un buen fin de semana!!
    "¿Será, quizás, un nuevo episodio
    de amor?
    ¿Será tan exigente esa flor?"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alejandra. Qué disfrutes del finde.

      Eliminar
  2. Agradable muy agradable, leer tus versos.
    Te felicito, bendiciones de mi corazón al tuyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable, Lupita. Mi corazón y yo te lo agradecemos.

      Eliminar
  3. Bonitos versos, me ha gustado mucho.
    Saludos~

    ResponderEliminar