domingo, 8 de marzo de 2015

Techos con goteras.

Techos con goteras.
Alabanzas muertas al nacer.

Pocos se despiden con un adiós,
todos olvidan sin despedirse.

Manos resecas por la locura.
Viejas manos de surcos infinitos.

Los deseos mueren al despertar.
Las verdades elucubran su
propia historia.

Lo coloreado se resiste a perdurar,
lo antagónico gira la cabeza.

Delicias moteadas de ácido.
Blancas montañas de dulzura.

Horneando un atardecer sin nombre.
Desechando lunas gigantes.

Densas esperanzas sin destino,
públicas palideces en busca
de un sol esquivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario