jueves, 30 de junio de 2016

Fe en ti.

Fe en ti, 
fe en tu amor,
fe en tu fe desmedida. 
Tan seguro de tu silencio 
como de tu bravura, 
tan enamorado de tus
mimos como de tu
altanería. 
Sabré vivir donde
tu habites, 
te quiero y te querré
aunque me falte el sentido.
Veinticinco años son pocos, 
dos vidas son pocas,
dos corazones son el
principio de todo,
dos pieles son la verdad
infinita. 
Las lágrimas nunca debieron 
visitarte.
Debieron ser las risas,
esas risas a dúo, 
esas risas sin fin,
las únicas que poblaran 
tus mejillas.

Felicidades, Ana. 
Felicidades, mi amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario