lunes, 19 de septiembre de 2016

Algún día volaré.

¿Por qué me duele la
voz si no rezo ni camino?,
¿por qué olvidé los desnudos?,
¿por qué amanecí sin miedo?

Mi país helado se
disfraza de noche y
de vida.
Mi blanca ciudad se
desmigaja como arena
huidiza.

No aprendí nada.
No escribí nada.
No leí ni amé,
no descansé ni dormí,
no velé ni lloré.

Pero algún día volaré
sobre las cornisas
resplandecientes,
sobre los nichos
rosados,
sobre las sillas
vacías.

JulioElpuente

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Oliverio buscaba a quien supiese "volar" y en el fondo creemos que hay demasiadas alas rotas pero nosotros solos acicalamos nuestra vista corta.

    Volar es hoy, sin pretensiones ni expectativas, con roces en la piel y múltiples derivas.

    Volar no es salir en las noticias, volar es quizá llorar con una canción que para casi todos en este mundo es olvidadiza... Y para ti es la propia brisa que eleva la vida

    Vuela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y disculpa el reVoloteo de mis letras en tu casa ...

      Eliminar
    2. Cierto. En cada pequeña cosa nos espera una benigna corriente.
      Gracias, Athenea.

      Eliminar
    3. Y mi casa es la tuya.
      Un abrazo.

      Eliminar