lunes, 17 de octubre de 2016

Subir a tu cielo.

Subir a tu cielo,
esconderme tras tu 
sombra inspiradora.

Ningún ayer será más
bello que tu presente;
nada acariciará como
tu temblor.

Todo lo que fue soñado de
espaldas a la pared.
Todo lo que ardió entre
las piernas.

Caminaré descalzo sobre
tus pupilas,
viviré bajo tus pies de
princesa oriental.

Ven, decide tú mi mirada,
destróname de esta 
apariencia marchita.

En el séptimo verso...
en aquel cielo redundante.

2 comentarios:

  1. Que petición tan intensa e inspiradora, una algarabía de emociones...ufff

    Cuanta magia destilando en letras, que hermosura nació del sentimiento.

    Besos, Julio.

    ResponderEliminar