jueves, 8 de diciembre de 2016

Matad al mensajero.

De acuerdo,
matad al mensajero,
pero recordad que su
ejército de palabras ya no
encontrará el camino,
que su fidelidad seguirá
intacta,
que tan solo era extranjero
en vuestras sombrías
mentes,
que seguirá vivo en las
almas de los que le
amaron,
que dormirá ajeno a vuestra
cobardía.
De acuerdo, matadlo,
pero, ¿os irá mejor?,
¿dormiréis en mejores
aposentos?, en vez de tormentas,
¿solo os barreran brisas
ténues?,
¿bailaréis otras melodías?

La muerte no es el
camino.

JulioElpuente

2 comentarios:

  1. En la cobardía se escondieron
    predicando lo desconocido
    queriendo deshacerse del mensajero,
    pobres diablos...
    jamás poseerán el don que portaba,
    y nunca sabrán lo que es...
    poder rozar el cielo con la punta de los dedos.

    Volverá el sendero a ser y hacer camino,
    donde será reconocido por las almas errantes.

    Maravilloso en tus desvaríos.

    Un beso, Julio.

    ResponderEliminar