jueves, 8 de diciembre de 2016

Una lengua histriónica.

Ando desnudo y desolado,
como si todas las lágrimas
hubieran salido de su
escondite,
como si todo el carmín se
hubiera evaporado.

Mis pies retroceden a
cada paso que doy sobre
esa superficie,
correosa hoy,
brillante y resbaladiza
mañana.

Grito al viento frío y oscuro
palabras gruesas y
desconocidas,
de una lengua histriónica y
falaz.

Agarro esa suerte de glaciar
humeante,
ese pellejo de vidas
adormecidas,
esa colección de torpezas.

JulioElpuente

2 comentarios:

  1. En el rinconcito de la nuca
    hay un espacio,
    (secretos guardados)
    donde sin saberlo
    "desplazamos"
    la palabra latiendo,
    desgarradora se acurruca
    dando paso por el desfiladero
    a la histriónica lengua cansada
    que dispuesta "expulsa" agotada
    no ser vocablo.

    Más resume el semblante
    sólo, frente al espejo en reflejo
    desnudo en piel y alma desgastado,
    ora en plegaria el ruego del desamparado "gritando",

    ser comisura del labio perdido
    abrigo en el cuero olvidado
    derramado en efervescencia
    la pasión volcánica
    que vierte de sus manos
    siendo eco dé "vida"
    vida, que arrancará todo sufrimiento pasado.


    Postrada ante sus versos, querido, caballero hidalgo.

    Un beso...

    ResponderEliminar