sábado, 21 de febrero de 2015

Ese mundo.

Ese mundo recibirá todo
el calor,
todo el color,
todo el fervor,
todo el amor....

Nadie quemará nuestros
ojos hambrientos,
nadie, salvo nosotros,
se atreverá con esa pleitesia
mutua.

Cualquier otro mundo vivirá
en una cordillera sin viento,
sin brisa,
sin humedad,
sin risa....

A contrarreloj,
así nos acariciaremos;
salvajes, pero eternos,
ambiguos, pero ciertos.

Y ese mundo recogerá
los restos inusitados y famélicos
de la noche que no fue;
y los convertirá en día,
en ilusión,
en alegre vino,
en pasión....

Nacidos de una invitación
a la melancolía,
de un instante musical,
de un brebaje para los
sentidos.

Y al fin, un mundo donde
todo surja de vientres
placenteros,
de pequeños labios,
de grandes miradas,
de inmensos abrazos....

viernes, 20 de febrero de 2015

Tengo la receta.

Tengo la receta para esos labios
cerrados:
una cosecha de ángeles armados
con arcos y flechas.

Será facil,
ni orgullos, ni desaires;
rozaremos universos,
inventaremos epopeyas.

Desnudaré esos hombros
insinuantes,
estrenaré el asombro de mis dedos.

Las miradas volverán
a nutrir nuestros pechos,
nuestros paladares serán uno,
nuestro arrojo será invencible.

Y descenderemos a esa gruta cálida,
a esa miscelánea de enseres,
a esa colección de brumas.

Y, sí, convertiremos la ilusión en carne,
la leyenda en sudor,
el recuerdo en presente.

JulioElpuente

martes, 17 de febrero de 2015

Prisa por encontrar las palabras.

Prisa por encontrar las palabras;
como si fuesen a desaparecer,
como si fuese a desaparecer el tiempo,
como si fuese a desaparecer yo.

Entorno los ojos frente al viento,
estrujo mis manos y mi aliento.
El hábito repite obviedades.

No todo son adioses,
no todo son reencuentros,
no todo es amor, o quizás, sí.

Busco entre las presencias,
rebusco entre las ausencias,
invento las querencias.

Las palabras se agolpan,
las elegías se solapan,
los versos se desgranan.

Reto a mi instinto,
invoco a mi ingenio,
reinvento musas contrariadas.

Y todo queda al albur de la complicidad, 
todo desembarca en puertos amistosos,
todo se desprende de mí para siempre.

JulioElpuente

Contestar con silencio.

Contestar con silencio al
silencio.
Hubo instantes y pieles,
nunca infiernos.
Indiferencia.

No planeo los futuros,
pero los ansío.
Retrocederé hasta aquellas
siluetas.
Vestigios.

Camino sin sentir los hombros;
no existen máquinas para
alumbrar el camino.
Zozobra.

Los cristales ya no me contestan,
los tarados ya mo me recuerdan,
el subsuelo siempre me verá
vestido.
Tristeza.

Ya solo hablarán de mí amigos
lejanos;
nuevos valedores para viejas
esencias.
Resignación.

Si existen nuevas danzas;
pervivirán en la distancia,
en soledad,
entre lágrimas.
Desilusión.

Decisiones en círculos.
Porqués encadenados.
Sangres solitarias.
Perfumes olvidados.
Necesidad.

lunes, 16 de febrero de 2015

Barro deforme.

Barro deforme,
como una piel volcánica,
como labios resecos por la
sal de unos ojos heridos.

¿Cómo evitar las muecas del
dolor?
¿Cómo saludar a un pecho
vencido?

Un giro teatral, una pirueta
tortuosa.
El destino no existe más allá
de sí mismo.

No fui lo bastante cabal para
adorarte.
No vi redimidos mis pasos.
Me faltaron abrazos;
me sobraron pecados.

Seguiré rezando sin fe,
escucharé canciones de poetas
desleales,
quemaré mis yemas con
páginas en blanco,
juntaré los párpados para
imaginarte.

Tozudamente,
como nuestro derecho a reír,
como nuestra brillante deznudez,
como las nuevas flores, aún
ateridas.

Yacen cerca de aquí unos seres
únicos.
Vivieron de nuestro pasado,
obedecieron a sátrapas infectos,
aprendieron de exégetas luminosos.

sábado, 14 de febrero de 2015

Escuchar una nueva canción.

Escuchar una nueva canción,
dormitar bajo una luz
inusitada.
Sin miedo a despertar,
sin dicha a la que nombrar.

Echarme de menos y no
escucharme cuando estoy,
añorarme y no buscarme.

Correr para no llegar,
gritar sin furia.
Deja tus brazos al alcance
de mi labios.

Nadie envidia la rutina de
mis párpados,
nadie inventa palabras para
mí.

Sencillo como un dolor atávico,
insufrible como un dios
demoledor.

El tren que jamás llegará
hasta aquí,
ese que transporta nuestros
sueños,
ese que alberga el futuro.

Juguemos hasta el límite,
destruyamos los equinoccios,
amemos hasta la extinción.
Enloquecer será nuestra
afición.

viernes, 13 de febrero de 2015

La noche enfría...

La noche enfría lo que una
vez fue calor y esencia.
Me resisto a desvestir mi piel. 

Busco entre mis prendas la
que estuvo junto a ti,
la que supo de tus yemas,
la que el insomnio mancilló.

El descrédito me persigue,
el orgullo encadena mi lengua
y mis dedos.

Siento la penumbra tras de mí.
Añoro el coraje que una vez me juré.
Invito a quien nubla mi vista.

¿Dime cuándo los días del
amor fueron una excusa para amar? 
Recuerda aquellas flores
que brotaron de mi pecho.

Es ya noche cerrada en
todos los portales.
Es el último decimotercer
día de un mes cualquiera.

JulioElpuente 

jueves, 12 de febrero de 2015

Me dijo la lágrima....

Me dijo la lágrima:
"No me utilices en vano",
me dijo el destino:
"No me esperes al anochecer".

Los surcos me marcaron el alma,
los vientos solo fueron fieles
a la vorágine.

Hablo del amor como hablo
de la vida;
estiro sus nombres hasta el
infinito,
desgloso sus sílabas hasta la
saciedad.

Hay días con los recuerdos
intactos,
otros, sin embargo, respiro
todos los aires, todos los
escalofríos.

Trastos entre los pies de quien
no quiere caminar,
licencias que no entienden
de poesía ni de arrestos.

JulioElpuente

martes, 10 de febrero de 2015

A tientas.

A tientas,
hurgando en los errores,
hablando idiomas olvidados.

Destinos cruzados,
huestes con manos polvorientas.
Amaremos la ambigüedad.

Nací en un día sin amanecer.
Para mi se inventaron
las montañas sin lamentos,
los ríos de nácar.

Pulido por la clemencia,
olvidado a ratos,
amado sin razón.

No hay debilidad en unas lágrimas
vestidas de ayer,
vertidas sin rencor.

Ignoramos todo lo que no huele a
césped recién cortado,
a comisura febril y enamorada.

Ningún descubridor despiadado
pisará mis manos abiertas,
ningún monarca inútil y
zafio doblegará mi conciencia.

domingo, 8 de febrero de 2015

Testigo presencial.

Testigo presencial de todo
lo inteligible.
Nada más odioso que la frialdad.

Todo lo mimosa que pueda ser
la noche,
todo lo amable que pueda ser
la belleza.

Cuatro días para soñar,
un invierno para nacer y
morir.

Esperanza suspendida del
cielo,
añoranza de pies de plomo.

Empezar de cero.
Auparse sobre talones
cincelados por relámpagos.

Tan normal como el adiós
que no llegó,
tan inhóspito como la tristeza.

JulioElpuente

sábado, 7 de febrero de 2015

El crepúsculo nos sorprenderá.

El crepúsculo nos sorprenderá
sin una palabra que llevarnos
al oído.

Ni la lluvia ni el frío atravesarán
nuestras armaduras de acero
y hielo.

Derrotados los brazos y la ilusión,
solo quedarán los restos del
valor.

....pero abriremos caminos en el
lodo,
caminaremos con pies de franela
y brillos de anémona.

No escucharemos el roce de otros
errores,
no nos venderemos a la rutina
y al desprecio.

Abrigaremos a los amigos cuando
sintamos nuestros pies frios,
cuando las canciones suenen
ditintas.

Quemaremos los papeles del odio,
abriremos las puertas a la
certeza antigua,
a las pieles limpias.

viernes, 6 de febrero de 2015

No sabré olvidarte.

No sabré olvidarte,
y no sabré leer tus ojos y
resignarme.

La noche será fría y
longeva,
y los alardes serán puras
patrañas.

La intuición será tan predecible
como el día,
y la tormenta traerá solo
vientos fríos.

Los frutos morirán sin remedio,
y los atardeceres no serán
magia ni escuela.

Las canciones no servirán
para vivir,
y las palabras no servirán
para amar.

Nada ni nadie vendrá a
contarme el azul...
y no sabré olvidarte.

JulioElpuente

jueves, 5 de febrero de 2015

Lobos ateridos.

Lobos ateridos, soñadores
entre las faldas.
Siempre maltrecho, ninguneo
a los héroes.

No me obeceden los nombres
ni los signos.
Algún día seré digno de aquellas
golondrinas.

Lentos, carnosos, los emisarios
presentan la redondez de
sus noches.

La muerte me la causa un
perdón cualquiera,
una cita con el olvido.

Mi labor fue la de un adulador
sacrílego,
la de un doctor de la nada.

Esas lenguas que nos robaron
la razón,
esa expresión entre la niebla y las lágrimas. 


miércoles, 4 de febrero de 2015

Hendidora eres...

Hendidora eres de mortales
vértigos.
Devastadora políglota de los
besos.

Me apresuro en la inmensidad
de tus sentidos.
Destrono a los que ansían
tu poder.

Evocaré batallas incruentas,
voces anegadas.
Dormitaré junto a la perfección
de tus clavículas.

Los instigadores del raciocinio
no te entenderán.
Los urdidores de sombras
pasarán de soslayo.

Reservándote mi locura,
descuidé mi universo.
Embelesado con tu deleite,
nací de tus pupilas.

Rondaré las espinas donde
floreces.
Averiguaré todos los versos
del pasado para ti.

martes, 3 de febrero de 2015

Sin olvidar el mañana.

Sin olvidar el mañana, mi huella delata mis ancianos huesos.

Las pasos son siglos en mi frente. El sudor es rígido y vehemente.

Ni el color ni la pereza me apartarán de lo imprevisto.

Transición hacia el verbo, hacia lo descarnado.

El corazón es de otro, de alguien sin voz.

Nadie pierde, todos reciben saludos de los príncipes del dolor.

Una risa sin estrella, sin sosiego.

Un demente obsceno, una herida en el pecho.

Destellos azules, cornadas de ciervos feroces.

Un firmamento de colores muertos, un viaje al final de todo.

Una única verdad para la prisa y el hartazgo.

Mi imaginación no apasiona, no convence.

Ojalá unos versos para un milagro.

Ojalá unos versos para un milagro.

Labios distintos, miradas distantes;
no saber como amar.

Un simple mortal acompañado de vientos endiosados.
Una barbarie acodada y sonriente.

Ciencia ficción en todas las lágrimas, en todos los andrajos.

Es difícil de afrontar, difícil de encontrar.

Un tierno enemigo, un desafiante héroe.

Seres vivos, cuerpos inmortales,
lluvias otoñales.

Unos garabatos por labios, una incisión por destino.

Se desentierra lo vivido. 
Se adorna lo externo.

Lo que no es mitad ni resto.

JulioElpuente

Asumo el latir.

Asumo el latir de cualquier corazón huérfano.

Esa versión de un clásico creado entre dos.

Dueños de una amistad anónima y posible.

Deshacerse y no perecer, desvestirse y otorgar.

Todo empieza y termina en el dulzor y la fragancia.

Los idiomas son carne, la amistad, vísceras y esperanza.

La mística no es de colores, pero tu esencia es un nuevo arco iris.

Risas y perlas doradas. Música sin fin ni adiós.

Todo lo vivido sera delirio, juramento sin merma, azul y cielo.

Prohibido no sentir el color de los ángeles,
la dulzura de los dioses.

JulioElpuente


lunes, 2 de febrero de 2015

Todo lo bello.

Todo lo bello,
todo lo absurdo,
todo lo irreverente...
todo lo que nos desnuda.

No quieras ver más
adentro;
cubre con tus manos
mi sentir.

Plegadas las alas,
derramados los besos,
escarchadas las pupilas.

Toma, haz con los te quiero
que no te regalé un
ramo de alondras;
crea un vals imparable.

No te pierdas lo mejor;
mi rubor,
mi temor.

Me pierden las estrellas
que reciben tu luz,
el mar de tus lágrimas, 
el calor de tu amor.