viernes, 31 de julio de 2015

Clemencia sin victoria.

Escribo de la noche soleada,
del misterio sin vida,
de los delirios del crepúsculo.

Vientos salados acompañan
a mi sombra.
Nubes sin dulzor se
arremolinan frente a mí.

Para cuando escuche la
canción olvidada,
todo habrá muerto sin morir,
todo habrá llegado sin
haberse movido.

No habrá más dolor
ni más ausencia.
Brillará el signo del amor,
deslumbrará la arena reluciente.

Habrá suerte sin azar,
clemencia sin victoria,
locura sin soledad,
delirio sin sueño,
amor sin pasado.

JulioElpuente

viernes, 17 de julio de 2015

La tibieza de la noche.

Hablo del blanco del día
y de la tibieza de la noche,
de la soledad del viento y
del desgarro de la vida.

Cuando no hablo, siento.
Cuando no duermo, escucho.
Cuando no camino, invento.
Cuando no amo, muero.

Dime rayo,
dime humedad, dime silencio,
pero dímelo desde la
garganta de tus piernas.

Donde un trapecio me
deje tocar fugazmente tu cielo.
Donde encuentre las
risas y la razón,
el corazón y su cicatriz.

El fin de las quimeras,
el principio del mundo,
el desenlace de lo imposible.
Acercadme vuestras manos,
dejadme ser vuestro verbo.

JulioElpuente

Es especial.

No es especial mi brazo,
ni mi despertar,
ni la vigilia que me sacude,
ni el día que me revienta,
ni la sien que me atosiga,
ni el columpio que me mece,
ni la rosa que me alimenta,
ni la canción que hunde mis pestañas,
ni las letras que guardo....

Es especial tu lágrima maldita,
tu caminar insolente,
tu comprensión eterna,
tu alegría tras la puerta,
tu mirada furtiva,
tu corazón tejido de grandeza,
tu cuerpecillo bajo el satén,
tu apátrida bondad,
tu gesto de princesa verdadera....

JulioElpuente

martes, 14 de julio de 2015

No me condenes.

Un salvaje carmín de tupida
sonrisa,
vapuleado por un desesperado
fluir,
llevado al cenit por el sentido
más eufórico.

Los surcos ya no son rayos,
las soflamas invitan a
la decadencia,
los discípulos de Caronte
se adueñan de las almas
perdidas.

Vestir con versos para
morir sin besos.
¡Oh, sí! 
¡Qué decrépita necedad!
¡Qué ridícula liturgia! 

No me siento a escuchar
al  mundo.
No inclino el torso ante
los iletrados,
pero, sí, sí vivo porque
insisto, porque existo...
porque resisto.

No me condenes sin
haberme escuchado,
no me juzgues sin
haberme leído.

sábado, 11 de julio de 2015

De hito en hito.

Paredes blancas teñidas
de olvido.
Bajo el tejado de nieblas y
soles....allí donde se
inventó la luz.

De hito en hito;
ayudado por unas piernas
generosas y
un corazón valiente;
auspiciado por retos
que serán luna y
amanecer.

Escoltan a mi fe el
amarillo cercenado y
el verdor del ocaso.
Vuelvo mi cabeza hacia
la hojarasca ruidosa
y huidiza.

Sé que donde hay futuro
habrá horizonte,
donde hay esencia
habrá corazón,
donde hay vestigios
habrán certezas.

Y, mientras miro mis
pies,
sueño con montañas
gloriosas,
con días que están por
inventar.

jueves, 9 de julio de 2015

El ébano de la noche.

El ébano de la noche quiso
mostrarme tu nombre. 
¿Cómo llamarle destreza
a esta piel enamorada?

Cuando vuelva del mañana,
cuando al pasado no le queden
lágrimas.

Fe desnuda; nuevos tiempos para
amores incapaces de morir.

Querer volar como un animal sin alas
querer ser dueño de un castllo sin
rincones, sin ánimas.

Decenas de kilómetros
entre el ombligo y la sien,
entre letras y voces sin melodia.

Ahora, el sol y las
espigas me hablarán
de sudor y de verdad.
Tropezaré con mi piel
de satén rugoso.

JulioElpuente