jueves, 24 de septiembre de 2015

Nada más perfecto que mi imperfección.

No sé escribir otras palabras.
No sé contar otros cuentos.
¿Cómo será decir aquello
que sorprenda?
Para mí existen los vientos,
el norte y el sur,
la luna y la noche,
el día y el sol,
para los demás;
las vidas de los otros,
las esperanzas y las
angustias,
las historias de amor
y de dolor.
Despierto sin vida,
deambulo y camino.
Peco de histrionismo
cuando no de vaguedad.
Peco, peco....pero mi
batalla es con el destino.
¡Quizás no merezca la
sabiduría!
¡Quizás nada sea como
lo conocemos!
Si se enciende la luz,
que sea en esta habitación de
amores y abrazos,
en este cubil de susurros
y risas.
Y que nada sea igual,
y que nada sea presente;
que sea futuro,
un futuro dibujado por mi
piel de esponja,
por mi cabello níveo.
En fin....nada más perfecto
que mi imperfección.

Obra: "Destino", Salvador Dalí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario