sábado, 31 de enero de 2015

Cuando se desgañite el mar.

Cuando se desgañite el mar,
solo entonces,
átame al perfume olvidado,
al rencor de lo que debió ser.

Sortilegios amparados por
la luna.
Cualquier maravilla,
cualquier país,
cualquier rincón.

Elegir una nube para el
color de tus manos, 
para la anarquía de tu rostro,
para la timidez de mis labios.

Donde pueda amarte,
donde el rayo no nos juzgue,
donde la inquisición de
tu ojos me condene.

El séptimo eslabón de
una cadena tortuosa;
de lo que una vez se
llamó vida.

JulioElpuente

Subir a tu cielo.

Subir a tu cielo,
esconderme tras tu
sombra inspiradora.

Ningún ayer será más
bello que tu presente;
nada acariciará como
tu temblor.

Todo lo que fue soñado de
espaldas a la pared.
Todo lo que ardió entre
las piernas.

Tendrá que ayudarme algún
cantante de dudosa moral
y labios carnosos.

Caminaré descalzo sobre
tus pupilas,
viviré bajo tus pies de
princesa oriental.

Ven, decide tú mi mirada,
destróname de esta
apariencia marchita.

JulioElpuente

He prometido.

He prometido no desvelar
mi silencio.
He escondido lágrimas que
eran migajas de sal.

Caí de una forma elegante,
sólo mis manos anunciaban
racimos de estertores.

Detrás de lo que no ardía
se adivinaba la vulgaridad,
detrás de la melancolía se
despertaba lo olvidado.

Cavilaciones que llegan del frío.
Mitos destruidos por la
tristeza.

Los sacrilegios se convirtieron
en verdad.
La dulzura de los besos destapó
todo lo que era infinito.

Mi cabello me comprende,
mi alma me ignora,
el destino me llama.

JulioElpuente

viernes, 30 de enero de 2015

El metal de una luna brillante.

El metal de una luna brillante,
el resplandor de un sol embriagador.

Las piernas que no entienden
de temblores,
la pena que no sabe de viajes
al pasado.

No me importa quien seas;
solo sé de fuego, quietud, abalorios.

Doy abrazos memorables,
resumo el porvenir,
produzco todas las sonrisas,
todos los embates del cielo.

No necesito nubes,
solo necesito el algodón
de tu mirada,
el abanico de tus manos.

Las tórtolas envidiarán
nuestra historia de amor,
los narradores de leyendas
dibujarán en el vaho
nuestros nombres.

JulioElpuente

jueves, 29 de enero de 2015

Donde nacen mis venas.

Donde nacen mis venas,
ese es el principio de
todos los besos...de todos
los versos.

De mis piernas aprendí
el camino,
de mi frente, la victoria
más efímera.

Mis ojos solo se rinden
frente al mar.
Mis manos solo tiemblan
en el delirio.

Un gigante construyó el
templo de tus labios.
Un ocaso bendito dibujó
tus mejillas.

Algunas veces, los regalos
son arañazos de miel,
son como amantes astutos,
impredecibles.

JulioElpuente

La locura no se explica....

La locura no se explica sin tus pechos,
sin tus muslos

Hablo sin recibir nada a cambio.
Me alimento de notas y letras.

Ser una frase dicha, una locura inédita, un temblor futuro.

Descubriremos una piel dormida,
un mensaje en morse.

Dime cómo seguirá mi pasado,
cómo amanecerá donde no esté.

Quizás te perdiste mi locura.
No creí en momentos de tierno fuego
ni lunática belleza.

Disfruta mi abrazo,
yo seré rehén de tu perdón. 

Me duele lo que no he visto,
lo que oculta el vértigo.

No me dan la razón la palabras ni los adornos, sino las caricias.

Vivo de la casualidad, de lo que el destino escriba en los ojos de otros.

Lágrimas que no caben en las manos.
Manos hechas de cuentos y fulgor.

Una gota de lluvia en un mar de historias por contar.

Estaré ahí, al final del camino.
Seré testigo de todas las verdades.

miércoles, 28 de enero de 2015

Descubriré palabras.

Descubriré palabras que me harán alguien mejor.

Viviré en un mundo anónimo, donde todos son lo que querrían ser.

Llueven flores desde mi cielo azul.
Visten a los desnudos y a los incrédulos.

Se perdió mi mano aduladora;
se refugió entre historias de relojes.

Vivir tantos amores!
Desconocer otras cinturas, otras moradas.

Respirar fuera de mí,
vivir sin arte ni locura.

Buscando color donde no hay dulzura.
Mis raidos zapatos saben el camino sin fin.

¿Acaso se pierde la juventud?
¿Acaso las vidas son irreparables?

Fingir lo que quise ser.
Aprender a recitar sin voz.

He visto animales lamiendo heridas.
He visto injusticias vestidas de lluvia.

martes, 27 de enero de 2015

Vivo enajenado....

Vivo enajenado y sin brújula. Derramo sobre tu pecho mi conciencia de hoja otoñal. 

Creo en la locura de los besos pintados,en el silencio de un amasijo de miradas.

Es tan fácil como no demoler las sonrisas, tan verdadero como amar sin tapujos.

Rayos de emoción que retuercen los pies.
Quiero inundarte con versos nacidos de una mano ardiente.

Alijo de dulces recuerdos.
Besos enardecidos por la pasión.

Dignidad que resuena en el olvido.
Tez de barro para papeles sin letra.

No me olvidé de tu rostro, no seduje otras almas, no amanecí envuelto en otras sombras.

Verdades troceadas que ahora son viejos recuerdos. 

lunes, 26 de enero de 2015

Así, sin dañar a las aves...

Así, sin dañar a las aves, sin vencer a los poetas, sin ocultar mi sonrisa....mostraré mi esencia.

Rios que atraviesan ojos azules.
Aguas sin verdor ni tristeza.

¿Qué hace la rareza en mi puerta?
¿Seré capaz de fundir ese glaciar inservible?

Todo es ajeno a la melancolía de unos ojos cansados.

Tengo unos zapatos para desfilar con los ojos desnudos y el alma en vilo.

Mi cuerpo es mudo, mis ojos anuncian un día sin música.

Todo lo descubro a solas. Sólo la libertad convencerá a mis miedos.

Estoy aquí, delante del paraíso perdido, ajeno a los rigores de la vida.

Tengo que continuar, inmune a los vientos y a las corrientes.

Sorprenden las flores...

Sorprenden las flores y su mensaje.
Hierve la sangre tras el laberinto diario.

Doblan las esquinas pequeños seres hercúleos;
anuncian besos sin fin.

Sé que miráis bajo mis párpados.
Sé que sois felices con mi rubor.

Nada vale más que mi palabra.
Nada es más precioso que el sudor de mi alma.

No existen rémoras para el deseo.
Nada nos ata a un pensamiento único.

No puedo contar lo que conozco.
Escribiré todos los secretos que ignoro.

Tropiezo en piedras desnudas.
Caigo y reinvento el pasado.

¿Quién será el valedor de mi sombra?
¿Quién me hará volar sin razones?

De tu calor, aprendí a soñar.
De tu sueño, entendí la vida.

Busco un final digno.
Trato de abrir mis humildes ojos.

domingo, 25 de enero de 2015

Cómo hacerte saber de mí.

Cómo hacerte saber de mí.
Cómo cincelar los pasos que te lleven a mi orilla.

Cada resuello de mi alma,
cada minuto infinito.
Todo lo conocido perdurará
en el hastío si no me encuentras.

Crearé caminos de cometas
sin nombre,
avenidas con ríos mágicos,
suaves praderas de algodón.

Pero no vuelvas la cabeza,
no desvíes la mirada.
Detén tu vuelo de alondra
y dibuja un rumbo nuevo.

Los enigmas llegarán con
las manos vacías.
El dolor vivirá para nada.

Te prometo la lealtad del amor,
la fidelidad de mis brazos,
la condena de lo efímero.

Sé que existes porque lo
pregona mi piel.
Sé que viviré eternamente
si la vida no te encuentra.

Compartir labios.

Compartir labios.
Dejar que el viento nos reinvente.

Y no tenía fin.
Era una alegoría de la esperanza.

Amores que se adormecen sobre mi pecho.
Escribo sobre personajes imponentes.

Noches de un pálido azul.
Esculturas en montañas sin nombre.

No quiero un final, sólo un vaivén elegante,
un refugio atemporal.

Aprendo a vivir mientras escojo mis pasos. Mi antiguo corazón de plomo es ahora ligero y manejable.

Sedado, amputado por el ruido,
escupo la mordaza funesta. 

Me aferro a los recuerdos futuros. 
Presiento la dicha de lo que seré. 

sábado, 24 de enero de 2015

Añadiré trozos de vida...

Añadiré trozos de vida... Volaré sobre el desenfreno y la vulgaridad.

Todo lo que no diga formará parte del pasado, de un pasado cabizbajo y fútil.

No podrán conmigo los no presentes, los que siempre me han ignorado.

Presentaré mis manos al mundo. Todos conocerán mi color y mi sangre.

Lleno de presente, con el aliento del futuro en mis pupilas, con las ciénagas siempre a mis espaldas.

Escucharé a las primaveras recitando todos los nombres y a los veranos desoyendo mis pasiones.

Destruiré versos sin vida, sin comienzo ni final. Versos nacidos para enajenarme.

Lo que no toqué se escurrirá entre mis dedos. Lo que no amé tendrá un mejor final.

Dentro de mí nacerán nuevas vísceras, vísceras con los colores del cielo.

Perseguiré a las tormentas. Les mostraré mi valentía, mi nobleza.

viernes, 23 de enero de 2015

....creo en ti.

....creo en ti.
No te busco en los mapas, sé de ti cuando respiro.

Y eso que soy un pequeño desastre,
una tardía voz sin certezas.

Esa luz que nos aguarda.
Esa reinvención de un dolor olvidado.

Andaré sobre tu sombra,
beberé de tu silueta,
viviré entre tu pelo y tu nuca.

Sin fisuras, sin desapegos,
sin aristas, sin dobleces.

Esa intuición que no resiste olvidarte,
esa ola que que vuelve a ti una y otra vez.

Tan frágil como la voz enamorada.
Tan encendido como el rubor.

El legado de un temblor mágico.
Ligero y diluido en tu atmósfera

Vigilo las puertas del cielo.
Espero tu alegría y tu belleza.

Sed de aire, de tu insólito perfume.
Clavado en la tierra que hollaste.

jueves, 22 de enero de 2015

Una marea tan dulce como enimágtica.

Una marea tan dulce como
enimágtica.
Tras de sí una legión
de recuerdos.

Salados los ojos, invisible la piel.
El fuego no estará tan sólo
en tus manos.

No fui herido;
se resquebrajaron mis enigmas.
Alguien olvidó su reflejo.

He visto a los hombres
abrigar a las bestias.
He oído cantar canciones
a seres olvidadizos.

Ya es hora de decidir
qué palabras son sinceras,
qué homenajes son merecidos.

Nos vigilarán los necios.
Hablarán de nosotros los
defensores del mal.

JulioElpuente

miércoles, 21 de enero de 2015

Sonrisas placenteras.

Sonrisas placenteras y no
urdidas.
Tengo tus manos de gacela
enquistadas en mis ojos.

Deseo la armonía de las
canciones.
Herido por letras encendidas,
por acordes delicados,
por furia y alegría.

Hablemos en la azotea de
nuestros sueños.
Desafía mis intintos,
esos perfumados de
despertar.

Quizá nos hará más grandes
el vaivén de nuestros labios.
Me desdoblaré para contemplar
nuestro amor.

La misma sed que un día
te trajo a mí.
El mismo color letal que esfumó
el resto mis mundos.

JulioElpuente

Escribiré para los que están por llegar.

Escribiré para los que están por llegar,
para los que se abrirán camino.

En ocasiones mis ojos son austeros,
duermen en habitaciones angustiadas.

Quién trate de rendirme; se ahogará en mis instintos.
Quién no quiera escucharme; sentirá mi nombre. 

He visto como cabeceaba la noche, he visto llover en manos amigas.

Hablar sin deshacer el ruido, soñar sin destronar al vencedor.

He rendido cuentas ante unos ojos enamorados, he desabrochado botones de textura infinita.

Lo lejano rozaba mis mejillas.
Nubes y lunas me hablaban de amigos únicos.

Texturas firmes como el resplandor,
augurios afines como la esperanza.

Halos que invitan a elucubrar,
ciencias tan inexactas como bellas.

lunes, 19 de enero de 2015

Alzo la cabeza.

Alzo la cabeza.
Respiro el aire de las sirenas.
Sueños de cartón,
corazones de oro.

Dulces y horadados están
los tesoros y los relámpagos.
Alumbramos lo que no existe.

Saber que no será suficiente
con un pacto sagrado.
Pensar en viejas quimeras
desprovistas de rumor.

Un iglú por corazón,
una tempestad por alma.
Elige lo ruin de mis manos.

No toda la herrumbre es decadente.
No todas las florituras son virginales.

En mitad de la ciudad,
siguiendo luces clavadas
en el firmamento.
Escuchando aleteos imposibles.

JulioElpuente

domingo, 18 de enero de 2015

Poema de la muerte cercana.

Poema de la muerte cercana.
Poema de la niña truncada,
de la belleza rota.

Poema de quien no fue mujer,
de quien halló refugio más
allá de lo permitido.

Poema de sorpresa y desapego,
de felicidad truncada, herida,
de silencios inertes, cabizbajos.

Fueron tus manos y tu corazón
los que desarmaron a los
cobardes.

Fue tu vida un recuerdo conocido
y llorado.
No te dejaron existir, no te dejaron
volar.

Sin conocerte; te siento,
sin sentirte; te añoro.

Ignorantes; viejos conocidos de la tristeza, tullidos eslabones de la vergüenza. 

Saltaron al vacío tu amor y los zafiros metálicos; planearon sobre este mundo escueto y moribundo. 

Los salvajes,  los inútiles, los despiadados, no podrán acabar con las vidas distintas, con las voces auténticas.

Mis alas no formarán líneas perfectas.

Mis alas no formarán líneas perfectas.
Serán endebles, pero resueltas
e inequívocas.

¿Qué leyenda te avala?
¿Cuántos asombros provocaste?

Persigo a la Tierra en su peregrinar.
Mi rumbo es tan fiel como incierto.

Vivir contra espejismos,
desear plenilunios y no amaneceres.

Mi carne ya está hecha a esas penas.
Su envoltorio se perdió en la noche.

¿Cómo cantar sin ser oído?
¿Cómo escuchar sin levantar la mirada?

Copio del alma de los sabios.
Imagino olores y sensaciones
pervertidas, indomables.

JulioElpuente

viernes, 16 de enero de 2015

Duermo acurrucado.

Duermo acurrucado en
paredes de cartón.
Vivo del aire más puro.

Los sermones, las diatribas,
los consejos, son lo que ya
sabía, lo que alguna vez
pregoné.

Me olvidé de la luz.
Recogí mis dulces rodillas.
Las palmas de mis manos
son espejos silenciosos.

La mañana despertará después
de mí.
Las ventanas son agujeros sin
vida.

Caí despacio, sin red ni
esperanza.
Desapareció el universo
de los ilusos.

Pinto después de escuchar
canciones muertas.
Mis besos ya no dibujarán
ninguna boca.

Siete versos, o lo que sean,
despedidos por un pecho cruel.
Siete lágrimas que nadie escucha

Entendiendo los besos...

Entendiendo los besos imaginados.
Creando luces en penumbras
tristes.

Abismos arañados por sonrisas
forzadas.
De soles bailando en suaves
murmullos.

Amarillentos cielos sin expresión.
Fiel a los hijos de los ángeles.
Pesaroso y diezmado.

La conciencia vive entre pieles
desgarradas, entre manos
agrietadas.
Deambular y no arribar.

Callo cuando la memoria me
margina.
Soy malabarista de crepúsculos
y canciones terrenales.

Un blues cantando a dúo.
Unos imberbes recordando
el futuro.

Ayer fue demasiado tarde.
Hoy no será posible apagar
las sonrisas.

¡Deben de existir tantas vidas!

¡Deben de existir tantas vidas!

Vidas sin principio ni final.
Vidas comunes, arraigadas,
indolentes.

Pero, ¿por qué no otras vidas?, 
sin gobierno,
sin noches,
sin prejuicios.

Con risas, con alegrías,
con besos, con simientes
dichosas, con amor...
pero del otro.

Amores imperfectos,
de esos de ojos enloquecidos,
de largas caricias,
de jadeos interminables;
de amores que mueren hoy
y empiezan mañana.

¿Acaso viviremos para no
existir?
¿Acaso moriremos antes
de vivir?

JulioElpuente

miércoles, 14 de enero de 2015

La otra calle.

La otra calle,
la que llegaba al final,
la que no tenía adornos
ni luminaria.

La de los corazones
remendados con los
labios,
la de la ira olvidada.

La calle de los poetas
oscuros,
y de los tiernos,
y de los vencidos,
y de los ingenuos...
y de los verdaderos.

La calle abatida por
los colores;
vestida de blanco y
negro por el azar.

La calle convulsa y
tranquila,
solidaria y pobre.
Engendrada por las
palabras.

La calle sin brazos,
pero con puños,
sin sexo,
pero con hijos.

La otra calle....

Ana.

Ana,
necesito ser el asiento
de tu piel,
el despertar tardío de
tus susurros.

Necesito tu mano limpia
entre las aristas
de mis dedos,
necesito tu piedad
y tu silencio protector.

Un ayer lejano nos
confió este futuro
impensable.
Un mañana tranquilo
y risueño nos acompañará
hasta el fin.

Ana,
te debía una poesía,
una respuesta,
una oración,
una quimera,
un mundo mejor,
pero es que,
Ana...te debo tanto!

Ay, mi amor!

Ay, mi amor!,
sin ti no entiendo el
despertar.

Ay, mi amor!,
sin ti mi cama es
ancha.

Ay, mi amor!,
que me desvela
la verdad,
entre tu y yo
la soledad,
y un manojillo
de escarcha.

J. M. Serrat

martes, 13 de enero de 2015

No me robarás......

No me robarás las pisadas.
Lo esclavos necesitan
el aire.

Rendirte pleitesía,
ahogarme sin tu mirada.
Lo conseguido es una
brizna sin viento.

Ven al sol conmigo,
tergiversaré lo que no
está escrito.
Inconsciente, sonreiré.

En la entrada flotará
el futuro,
en la próxima esquina
retomaré el rumbo.

La música con atisbos
romaníes,
la carne mecida
por la quietud.
Enero sin nieve
ni lentejuelas.

No me robarás....

lunes, 12 de enero de 2015

El viejo y eterno compromiso...

El viejo y eterno compromiso con la realidad, con la igualdad, con el respeto, con la diversidad, con la humanidad. 

¡Cuánto por aprender!    

Todo es más digno que yo.
Tan solo seré un rumor.
Solo amaré con las manos
y el dolor.  

Siempre habrá un recuerdo al que le debamos una explicación.

Mil estrellas para un nombre.
Diez mil augurios para un momento.

Siempre hablaré más de lo que pueda recordar.

JulioElpuente

domingo, 11 de enero de 2015

Vivir para aprender.

Vivir para aprender,
aprender para fabular.
Escudriñar en tupidos
espejismos.

No dejarse llevar por
maquinaria angustiosa,
por manidos engendros.

No me encontraréis vencido
por las horas y las tempestades.
No me plagiarán esas sienes
ni esa piel aburrida.

Decidido a crear milagros
de la nada,
a crear noches en los mediodías,
a crear hogares en
subsuelos abarrotados.

Ningún cerrojo ocultará mi
sonrisa,
ningún fuego arderá sin mí.

Vivir para erguirse frente
a la necedad,
para alimentarse de fértiles.
engrudos.

Vivir.....

Existen días....

Existen días llegados de
la nada,
noches contrarias a la
razón.

Mi condena es el silencio,
mi canción; una triste figura.

Los detalles son solo amores
agotados,
resortes de un ave moribunda.

Retomaré el camino de las
zarzas,
el camino de las piedras
calcáreas.

Viejos instintos que se debaten
entre la fortuna y el hastío.
Errantes versos de una
pluma sin alas.

Lo personal no cabrá en las
palabras,
lo único me rescatará al
atardecer.

Me reservo.

Me reservo para el
corazón vivo,
para el rescoldo perenne,
para la fragua de tus manos.

Necesito que la ambigüedad
guíe mis pies,
qué el dolor no sea humano,
qué mis pezones se
reinventen.

Viviré de verdades ocultas
y de lechos siameses.

Tan largo como el final,
tan exquisito como el porvenir.

Las rimas discuten mi
presencia,
el resquicio de tus labios
alardea a mi alrededor.

Mi almohada,
escrita con mis lágrimas,
dibujada con tu sonrisa,
ya no recela de nosotros.

sábado, 10 de enero de 2015

De vuelta a los antiguos versos.

De vuelta a los antiguos versos,
a los días contados.
La memoria está resuelta
a sobrevivir.

El tiempo se lo llevó una tormenta
de acero.
Las cenizas no renacerán.

No era yo quien cayó;
alguien se inventó mi sombra.

Fuiste tú, fue tu forma de amar,
tu falsa frialdad.
La noche, el viento, la rutina,
todos se abren paso.

La ficción se arrodilla ante
la fe, ante la imagen rota.
Desnudo, lamento lo que
nunca ocurrió.

No puedo prohibir,
no puedo rozar,
no puedo enamorar.

viernes, 9 de enero de 2015

Una ilusión trucada.

Una ilusión trucada,
un designio absurdo.

Es mejor que esta frase
tenga un algo, y que sea
algo más que piel erizada.  

No enebro agujas ciegas,
no visito lugares desconocidos.   

Esa marea que me notifica
azules y verdes traslúcidos.  

No daré abasto con
mis manos y tu mirada.  

No sé volver, no queda nada
de aquel camino de rosas.  

Quiero interpretarte,
pero debes abrir los ojos.

Ídolos de vidas ennegrecidas.
Gigantes obsoletos.

Nuestros cuerpos morirán al instante.

Nuestros cuerpos morirán al instante. Nuestras vidas serán el recreo del porvenir.

Tengo los ojos turbios,
el corazón maniatado; y todo por tu ternura, por tu comprensión.

Vamos a enfrentarnos en un duelo incruento; tu pones el karma y yo el alma.

¡Qué nos ganen las ganas!

Ven, junta mis pedazos.

¿Y si fuésemos nosotros los que caminan bajo esa lluvia de arroz?

Provócame, haz como si fuese otro inquilino, otra verdad.     

Si nos encontrásemos de frente,      
¿sentiriamos escalofríos o duros estertores?

Anoche estuve de visita en el cielo.

Anoche estuve de visita en el cielo;
mis manos, mi boca, todavía se estremecen.

La luz tiene eso...crea sombras.    

Ojalá fuese capaz de describir ese mundo bajo tu falda.
     
Si me derramo, será por la pasión ansiada, por la tibieza oculta.

Ven, inaguraremos el sabor y la gloria.   

Seremos arte y renaceremos.  

Veremos más allá de los cielos,
dormiremos como figuras abstractas.  

Todos los días serán ayer;
soñaremos y besaremos.

miércoles, 7 de enero de 2015

Alimento tu alma.

Alimento tu alma,
tu alma erguida y sin
tacha, tu alma sumergida
y virgen.

Adorno con terciopelo granate
mi rubicunda pequeñez.
Vendo toda la belleza que
desperdicias.

No puedo tocar la noche
y la extraño,
extraño sus argumentos
infinitos...perdidos.

Aquel fue un momento sin
sueño, fue un ardid para no
desfallecer, fue la agonía de
una sonrisa.

Alimento tu alma, y tú,
tú desvelas mis insomnios.

JulioElpuente

martes, 6 de enero de 2015

Mi ejército es de tinta y de silencios.

Mi ejército es de tinta y de
silencios.
Aniquilaré las impurezas
y los rastrojos.

El orgullo fue reemplazado
por el tiempo y la paciencia;
la rabia sucumbió a la verdad.

Espero no encontrar piedras
ni caminos inservibles.
No me vencerán las penas
de los huesos ni las
cavilaciones añejas.

Me vestiré con el color
del frío y la blancura de
la escarcha;
los errores, las entrañas,
los perdones...serán
recuerdos sin futuro.

Dioses de alcoba y demonios
irrisorios formarán frente
a mi puerta, pero no será mi
paraíso su pedestal.

domingo, 4 de enero de 2015

Amaré.

Amaré esos ojos inmunes
a la pereza,
esa boca que desafía a lo inaudito,
esas manos calientes como
el final de una canción.

Pétalos que me prometieron
tu amor,
poemas que te trajeron a mí,
ciudades encantadas que
conocieron nuestro amor.

Pecar, mentir, desear;
delitos sagrados perpetrados
más allá de tu cintura.

Quienes me conocieron,
no me conocerán.
Quienes me amaron,
sufrirán en tu presencia.

JulioElpuente

sábado, 3 de enero de 2015

Hombres y locos.

Hombres y locos,
locos anfibios
dotados de dolor,
de estruendo,
de lascivia,
de belleza,
de nobleza irracional.

Máquinas alardeando
de dones desconocidos.
En sus senos descansa
el mundo; de sus sesos nacerán
nuevos tiempos.

Tal vez no existan los sueños
de un mar irascible,
de un amanecer de tonos
trufados.
Tal vez las quimeras nos
visiten para no marchar.

Siento el aliento de los
arrodillados.
No consentiré otra mentira,
otra maldad monolítica.

Respiraré entre vuestras
huellas.
Bailaré hasta el final de los días.

Amaré dándolo todo

Volcarme.


Volcarme.
Nutrirme de vida,
beber con sed.

Mi reino acabó el primer día,
aquel que amaneció menos azul,
con el horizonte ensangrentado.

Se perdieron los versos;
los de amor,
los de la angustia vestida
de azul....los invencibles.

Comenzó el año cuando
abrí mis ojos de niño feliz,
cuando mis pupilas hablaron
por mí.

Todos,
todos fuimos héroes anónimos.
Todos aprendimos a volar
sin alas, a navegar sin velas,
a vivir sin horror.

Habladme de vosotros.
Repetidme los versos
que amé.