sábado, 2 de julio de 2016

A tu lado.

Reflejos de luna en tus
ojos de sol.
Campos de espigas doradas,
verdes de aceitunas y
blancos de algodón.
¿Pueden tus manos de niña
contener tanta belleza?
¿Puede el firmamento pagarte
su deuda?
La riqueza no está al otro
lado de la pared;
está donde tu sonríes,
donde tu sueñas.
¡Qué todo el dolor sea el
de dos cuerpos indómitos,
el de dos bocas furiosas!
¡Qué hable la mariposa!
¡Qué descienda la brisa!
¡Qué el ocaso sea una nueva vida!
¡Qué todas las espadas sean
nuevas canciones!
Y todo eso lo sabré,
lo sentiré, lo viviré
cuando cierre los ojos
a tu lado.

JulioElpuente