martes, 25 de noviembre de 2014

Extraño las cenizas...

Extraño las cenizas que me convirtieron en viento.

Tan normal como un pecador o,
quizás, como un ser humano.

Soy de donde nacen las encrucijadas,
de donde las sonrisas encuentran la luz.

Un verano para morir en tus brazos,
un invierno de violencia injusta.

Quizás el mediodía sea como
una noche de amor,
como una sentencia justa.

Miro mis manos y las envidio;
tantas veces han estado sobre tu piel!

No hay comentarios:

Publicar un comentario