sábado, 22 de noviembre de 2014

Sé de un silencio fiel.

Sé de un silencio fiel, elegante, convencido,
uno enmarcado en las estrellas.

Sé que no habrá un modelo tenaz.
Sé que no concebiré a solas.
Sé que no dormiré sobre helechos.
Sé que no puedo transformar el amor en luz.

Invisible si no lo ves,
cambiante como lo soñado.

Quiero definir paisajes, otorgar la vida, descifrar misterios.

Me adentré donde no llegaba el sol.
Maquillé mi lenguaje e hilvané recuerdos.

Atrás quedaron el dolor y la angustia
Este camino se abrirá paso entre nuevos y sonrientes soles.

2 comentarios:

  1. Hola Julio, he disfrutado tus versos. Después de las malas experiencias, siempre está la opción de levantarse del fango, limpiarse y vivir. Muy bonito poema en su conjunto.
    Saludos.

    ResponderEliminar