sábado, 5 de septiembre de 2015

Rozando el suelo.

Rozando el suelo,
levitando a través de la oscuridad.
Remando sin fuerzas,
pero enardecido por el
ensordecedor silencio.
Desnudando el cielo en
cada renglón sin sentido,
en cada borbotón de hiel.
Destronando al duende que
todo lo sabe,
al hazmerreir de sonrisa oblicua.
Desquiciando a los amantes
que no supieron amar
sin ser amados.
Incordiando a quien no
sabe escuchar el resuello del mar.
Definiendo lo que será
instrumento para la magia
y lo que será magia
para las entrañas. 
Destruyendo aquello que fue
risa y ahora es dolor y zozobra.

...así me encontrará la noche
y el osario.

JulioElpuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario