martes, 30 de junio de 2015

Dejaré letras y piel.

Y fui aceptando el milagro,
y fui creyendo en la mansedumbre,
y decidí vivir y no mascullar,
y fui más yo y menos aquel.

Y no fui día ni noche,
invierno ni primavera,
fui luz y viento, fruta y lección.

Y seguiré a los que sepan
enamorar a unos párpados huidizos.
a una sombra curiosa y brillante.

Y, donde no pueda respirar,
dejaré letras y piel,
reverso y canciones nuevas,
palabras y miradas.

Y entonces, solo entonces,
me vestiré del azul de la mirada fiel,
del blanco de la sonrisa ciega,
del rojo de unos labios abiertos,
devastadores, insaciables.

Y la quietud se parecerá más al mañana, 
y el frío será tan solo un recuerdo maldito,
y la soledad una especie extinguida.

JulioElpuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario