jueves, 20 de octubre de 2016

Sonrisas.

Muerdo la comisura del
destino.
Despierto rodeado de
manjares dulces,
equívocos.

Bailo con los fantasmas del
nuevo día;
esos que susurran blancas
melodías.

Tú hablas de sonrisas,
las vistes de porvenir,
de excelsa calidez, pero,
¿acaso no es la tuya su
paradigma?

Caminos encendidos,
viajes que solamente puedo
imaginar.
Allí donde el final es
únicamente un quizás.

¡Dios mío, qué hechuras
de blanco clavel!
Un festín de acentos
te acompaña.

JulioElpuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario