miércoles, 7 de enero de 2015

Alimento tu alma.

Alimento tu alma,
tu alma erguida y sin
tacha, tu alma sumergida
y virgen.

Adorno con terciopelo granate
mi rubicunda pequeñez.
Vendo toda la belleza que
desperdicias.

No puedo tocar la noche
y la extraño,
extraño sus argumentos
infinitos...perdidos.

Aquel fue un momento sin
sueño, fue un ardid para no
desfallecer, fue la agonía de
una sonrisa.

Alimento tu alma, y tú,
tú desvelas mis insomnios.

JulioElpuente

2 comentarios:

  1. No hay cosa,más necesario para el alma,como miradas y palabras,que te dan vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué hermoso comentario! Me siento feliz!

      Eliminar