domingo, 11 de enero de 2015

Me reservo.

Me reservo para el
corazón vivo,
para el rescoldo perenne,
para la fragua de tus manos.

Necesito que la ambigüedad
guíe mis pies,
qué el dolor no sea humano,
qué mis pezones se
reinventen.

Viviré de verdades ocultas
y de lechos siameses.

Tan largo como el final,
tan exquisito como el porvenir.

Las rimas discuten mi
presencia,
el resquicio de tus labios
alardea a mi alrededor.

Mi almohada,
escrita con mis lágrimas,
dibujada con tu sonrisa,
ya no recela de nosotros.

4 comentarios:

  1. Guardarse para el amor de la amada, para su sonrisa.
    Que disfrutes tu día Julio!!

    ResponderEliminar
  2. Hola divino cómo siempre , un cordial saludo querido Julio !

    ResponderEliminar