lunes, 19 de septiembre de 2016

Los nombres se borraron.

Es su noche mi
destierro,
su cumbre mi
anhelo,
su lecho mi
muerte.

Guardo colores que no
conozco,
idiomas que no
entiendo,
canciones que no
escucho.

Los nombres se
borraron,
o los borraron,
no sé.
Los días se perdieron
tras insomnios inútiles.
Los velos cubrieron
rostros sin vida.

El universo envejece
a sus pies.
No conozco el nombre
de todas las rosas,
pero sí el todos
los besos.

JulioElpuente

2 comentarios:

  1. Siempre lo he creído
    y desde hace años lo sé
    Hay ausencias que dejan un beso en la memoria , y eso algunos ...lo llevamos en la piel .............

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo sólo cura lo no vivido. Un abrazo, Athenea.

      Eliminar