martes, 11 de noviembre de 2014

Serán 14.

Serán 14.
De aquí a la otra habitación.
En cualquiera de ellas;
durmiendo de pie.

No rezaré a ídolos cercanos,
recibiré el perdón por aquel abrazo.

Celebraremos historias ajenas,
beberemos de nuestra memoria.

Todo tendrá un final antes del amanecer.
Los sueños serán gigantes sin pies.

Sólo quiero aprender a deslizarme sin arena en mis bolsillos.
Deseo convocar a los que me iluminaron.

Donde acaba el eco,
donde todo parece verdad.

Vicios deseados con la punta de los dedos. 
Abrigos destinados a brazos endebles.

Nacerá algo bello de una canción triste.
Nadarán despacio los ojos azules.

Tengo los ojos victoriosos,
el verbo entumecido por tu sonrisa.

Claves para no olvidarte.
Refugios donde acariciar tu ayer.

Qué me cantas?, si solamente soy dichoso en tu regazo.

La tormenta de tus ojos no es infalible.
La tersura de tus manos envuelve los días.

Besos prendidos en un ojal, caricias contenidas en una humilde canción.

Del terciopelo nace tu piel,
de la alondra, tu parpadeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario