viernes, 30 de diciembre de 2016

Y otra vez el invierno.

Una primavera mecida por
el sabor y la brisa.
Sus pétalos embalsaman
la razón, derraman sangres
y amores

El verano llega de la nada
para aborcanos a la noche final,
a la humedad sin límites,
al despertar longevo,
a la patria única.

Otoño de colores y sabores,
de guiños y sorpresas,
de dulces adversarios y
miel derramada.
Pieles que fueron duda y
ahora son fuego.

Y otra vez el invierno,
pero ahora uno nuevo,
uno de mejillas intuitivas,
de canciones majestuosas,
de secuencias míticas,
de posibles quizás.

JulioElpuente

2 comentarios: