martes, 6 de enero de 2015

Mi ejército es de tinta y de silencios.

Mi ejército es de tinta y de
silencios.
Aniquilaré las impurezas
y los rastrojos.

El orgullo fue reemplazado
por el tiempo y la paciencia;
la rabia sucumbió a la verdad.

Espero no encontrar piedras
ni caminos inservibles.
No me vencerán las penas
de los huesos ni las
cavilaciones añejas.

Me vestiré con el color
del frío y la blancura de
la escarcha;
los errores, las entrañas,
los perdones...serán
recuerdos sin futuro.

Dioses de alcoba y demonios
irrisorios formarán frente
a mi puerta, pero no será mi
paraíso su pedestal.

3 comentarios:

  1. Poesía en contra
    De barro serás
    y de purísima tinta y piel
    silencios breves al asecho
    y verdades coronadas.
    Unas que tumban orgullos ufanos
    y nada te detiene
    ni penas desgranadas
    ni tacones en el zaguán
    Y dudo que existas
    y dudo de la palabra
    sí, la noble palabra tatuada en tu piel
    una que puesta en tu boca se quedó
    y vuela sin temor
    silencios… entintad

    ResponderEliminar
  2. Poesía en contra
    De barro serás
    y de purísima tinta y piel
    silencios breves al asecho
    y verdades coronadas.
    Unas que tumban orgullos ufanos
    y nada te detiene
    ni penas desgranadas
    ni tacones en el zaguán
    Y dudo que existas
    y dudo de la palabra
    sí, la noble palabra tatuada en tu piel
    una que puesta en tu boca se quedó
    y vuela sin temor
    silencios… entintad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magnífico, José Ignacio. Muchas gracias por este contrapunto.

      Eliminar