jueves, 9 de julio de 2015

El ébano de la noche.

El ébano de la noche quiso
mostrarme tu nombre. 
¿Cómo llamarle destreza
a esta piel enamorada?

Cuando vuelva del mañana,
cuando al pasado no le queden
lágrimas.

Fe desnuda; nuevos tiempos para
amores incapaces de morir.

Querer volar como un animal sin alas
querer ser dueño de un castllo sin
rincones, sin ánimas.

Decenas de kilómetros
entre el ombligo y la sien,
entre letras y voces sin melodia.

Ahora, el sol y las
espigas me hablarán
de sudor y de verdad.
Tropezaré con mi piel
de satén rugoso.

JulioElpuente

2 comentarios:

  1. añore tus versos, podía buscar tu blog, pero no tuve mucho tiempo. Bien que llegaron.

    versos que acarician el alma y trasladan a esos deseos a veces inalcanzables, otros perdidos, conseguidos que marchan cada amanecer ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halaga generar esos sentimientos. Muchas gracias, Maríjose.

      Eliminar