lunes, 2 de enero de 2017

Atravieso la fría estepa

Atravieso la fría estepa de
tu silencio.
Mis pies, aturdidos e inciertos,
todavía creen en ti, pero
mi aliento se entretiene
ahora con los pájaros y las
canciones majestuosas.
Los trenes pasaron silenciosos
y salvajes, como queriendo
destruir todos aquellos puentes
creados de la nada,
todas aquellas sonrisas
sinceras.
Saludé a la mañana, tal y como
el sol me pidió, pero una nube
asesina y sórdida cegó mis
ojos crédulos,
maniató mi voz escrita.
Trafiqué con palabras
emponzoñadas para secar
gargantas perfumadas,
gargantas que dejaron escapar
secuelas de escenas
míticas.

JulioElpuente

2 comentarios:

  1. Se me escapó el suspiro delatador que devastó un sentimiento al leerte.

    Un beso, Julio.

    ResponderEliminar