viernes, 20 de febrero de 2015

Tengo la receta.

Tengo la receta para esos labios
cerrados:
una cosecha de ángeles armados
con arcos y flechas.

Será facil,
ni orgullos, ni desaires;
rozaremos universos,
inventaremos epopeyas.

Desnudaré esos hombros
insinuantes,
estrenaré el asombro de mis dedos.

Las miradas volverán
a nutrir nuestros pechos,
nuestros paladares serán uno,
nuestro arrojo será invencible.

Y descenderemos a esa gruta cálida,
a esa miscelánea de enseres,
a esa colección de brumas.

Y, sí, convertiremos la ilusión en carne,
la leyenda en sudor,
el recuerdo en presente.

JulioElpuente

1 comentario: