martes, 30 de diciembre de 2014

Me traspasaron...

Me traspasaron con poetas
de allende los mares.
Fueron tiempos de canciones
de tierras cautivas y manos salvadoras.

El tiempo se escurrió entre
dedos olvidadizos, calles
estrechas y delirios de alcohol.

La soledad era el ejemplo y el premio.
El viento y la ceguera exacta
fueron cosidos a mi piel.

La pequeña colina me pertenecía así;
silenciosa, sin cima, sin adiós.
Allí todo amanecía y
anochecía sin avisar.

Plazas con asientos y
respaldos fríos, con restos
de girasoles perennes.

Fueron mañanas, tardes, noches,
para aprender, para celebrar,
para...casi amar,
para...casi deslumbrar.

JulioElpuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario