lunes, 13 de abril de 2015

La belleza ya no tiene nombre

La belleza ya no tiene nombre,
el despertar no tiene amigos,
el deseo no contiene vileza.

La esperanza es un jergón
de especias y luces.
Decidamos con ella...
en su nombre.

Tengo que embriagarme
con lo que no conozco,
servirme del resto del mundo
para alumbrar mis manos.

Surge de mi boca el tiempo.
Añoranzas que no resistirán
el amanecer.

Deambulo por mi propio
Macondo.
Vuelo sobre el rojo y
el negro de mi existencia.

Ninguna conjura de necios
me apartará del atardecer.
Confieso que he vivido,
que viviré...pero el final
decidirá por mí.

10 comentarios:

  1. Sin duda un poema para releer con un final de antología. Gracias por escribir así. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Silvia. Muy honrado por tus amables palabras.

      Eliminar
  2. Vamos a embriagarnos de lo que conocemos...
    Un poema excelente Julio, me ha encantado y lo comparto con gusto.
    Feliz comienzo de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus comentarios y por compartir el poema. Saludos.

      Eliminar
  3. Me gustaron los versos, aludiendo a gran literatura. Saludos.
    "Ninguna conjura de necios
    me apartará del atardecer."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable, Alejandra. Un pequeño homenaje para algo grande.

      Eliminar
  4. Al final lo que prevalece es la suma de las vicisitudes como sumatorio de la experiencia. La cual es imprescindible. Magistral trabajo.

    Un abrazo y Feliz Día !!!

    ResponderEliminar
  5. Me encantó julio mucha melancolía, gracias un beso.

    ResponderEliminar