jueves, 27 de agosto de 2015

Andares desnudos.

Raza de alegres vientos.
Hechuras de rayos pintados
por el firmamento.
Voz de ecos marfileños y
de elegancia inagotable.
Creencias de puños abiertos,
de rojos carmines,
de blanca forma.
Andares desnudos,
erguidos por la magia,
descubiertos por el cielo. 
Amor alado, vertido en
sorbos insensatos,
desquiciado por labios
apretados y sinuosos.
Demencia que no aflora
sino en el roce furtivo,
que no busca formas,
que no añora sombras.
Ternura de prisión de azucar,
de placer espusmoso, 
de amalgama tentadora.
Escuela donde aprenden
los dioses, donde los
profetas descubren el amor.

JulioElpuente

sábado, 22 de agosto de 2015

Senderos de pasmosa nitidez.

Cargado de caricias,
envuelto en sombras de
dudosa languidez.

Senderos de pasmosa
nitidez, habitados por la
memoria perdida.

El recuerdo revienta entre
rocas calcáreas.
El ayer se desdibuja en
un hipotecado horizonte.

Las luces hacen soñar
a los magos del absurdo.
Los rayos regalan suspiros
a los abandonados.

Tatuajes habitados por
venas ardientes.
Vestidos que son
insuficientes frente a la verdad.

Aprender de la soledad suplicante,
escuchar la pureza que
vivirá entre aquellos pechos
abanicados por el sol.

JulioElpuente

viernes, 7 de agosto de 2015

Mi alma; su halo.

Sus manos me atan a
la luz.
Su voz, de esponja
mágica, adorna mis sienes
antiguas.

Mi pecho; su lecho.
Mi corazón; su sonrisa.
Mi alma; su halo.

Vuela el aliento de mis
carnes para que ella sepa
del mar,
del sol iracundo,
de la flor misteriosa,
de la oquedad del viento,
del mordisco suave.....
sin veneno.

Alguien inventó una frescura
suave para su rostro
inédito.
Alguien escogió un trozo
de universo para cincelar
su alegría.

JulioElpuente

La frontera de un jamás imaginario.

Escuchar sin prejuicios.
Prerrogativas de un alma
que vivió para vivir,
que sucumbió a la velocidad
de lo azul.

Se coló por ventanas
cuarteadas de recuerdos. 
Se reunió con los mefistófeles
del descaro,
de la elegancia compartida.

La frontera de un jamás
imaginario.
La quintaesencia de un cuerpo
desnudo,
ahíto de esperanzas secas.

Vetusto jardín de poemas
extraños.
Estruendo sin final posible.
Baile carnoso y emparedado.

Preguntas que rozaron la
columna sagrada.
Misivas llegadas de mundos
antropófagos.
Ciudad enjuta, visceral y
maloliente.

Espacio preñado de mares
y platas.
Lunáticas tardes recubiertas de
vino y sueños;
llegaron las verdades para
morir jóvenes.

Ni imbécil ni genio;
hijo de un ayer vacío,
siervo de un presente onírico,
cínico espectador de un
futuro miserable.

lunes, 3 de agosto de 2015

No existo sin ti.


Pero sé que no existo
sin ti,
que no puedo encender el alba
sin tus ojos,
que no puedo amainar el viento
si  tu pelo,
que no puedo enloquecer
sin tu sonrisa,
que no puedo envejecer
sin tu aliento,
que no puedo escribir versos
sin tu beso,
que no puedo llorar
sin la sal de tu pecho,
que no puedo aguardar
sin tu mañana,
que no puedo descender
sin tu mano,
que no puedo descubrir
sin tu mirada,
y es que...insisto,
no existo.

JulioElpuente