martes, 31 de enero de 2017

Mi nube.

Mi nube solo tiene ojos para ti.
Mi nube, esa nube que está
hecha de retales de esperanza,
despierta cada mañana
cuando el sol la codea con
gesto serio.
Y entonces estira sus brazos
quiméricos y abre una boca
que no existe, pero que se
adivina risueña y regordeta,
y es en ese instante cuando
te recuerda, y te recuerda porque
te soñó, y te soñó porque te
ama, y te ama porque te
descubrió un día mientras
volaba de forma indolente,
y pensó: "¿será posible lo
que veo?, ¿será posible que
una sonrisa así no sea
la nueva luz y el nuevo camino?"
Y decidió guardar tu sonrisa
en un cofre de algodón para que
nunca sufriera, para que nadie
pudiera lastimarla, para que
que nadie pudiera olvidarla.

JulioElpuente

viernes, 27 de enero de 2017

Cruel paradoja.

Deshacer tus nudos, esos
que ahogan tus suspiros,
esos que anuncian querencias;
esa será la tarea que me
reserva el destino.
Esos nudos se enredan donde
nace tu escalofrío, despiertan
cuando tu nuca se resquebraja
con aquel recuerdo sublime,
cuando las agujas del reloj
tejen dulces palabras que no
tienen otro fin que el
alfabeto oculto.
Son nudos huidizos porque
huyen de tu garganta hacia
tus venas y ellas los conducen
hasta el sagrado lugar donde
todo es ternura y leyenda.
Son del mar, y de la noche,
y del viento, y del sol,
y son los que nacieron para
enamorar.
Desenredarlos con besos y
volver a crearlos con versos;
esa es la cruel paradoja.

JulioElpuente

martes, 24 de enero de 2017

Te contaré secretos...

Tengo el regazo repleto
de utopías.
Quisiera parecerme a tu sonrisa;
a su sinceridad, a su frescura.
Mientras tanto, mis ojos
jugarán con tus labios
a ese juego de miradas
delictivas que solo conocen
los que viven de espaldas
al dolor, los que no desnudan
cuerpos, sino almas.
Te contaré secretos
que la noche me explicó
mientras se deslizaba entre mi
piel y mis costuras, unos
secretos que vivirán entre
nosotros hasta que el
atardecer nos separe.
Pero antes, cuando amanezca,
ni el sol ni el destino
serán rivales para nuestra
dicha.

JulioElpuente

lunes, 23 de enero de 2017

Celos textiles.

El armario donde acababa de encerrar a su muñeca era tan extraño como los espíritus que contenía. Allí dentro, durante la noche, las prendas cobraban vida.
El peripuesto esmoquin, en un ataque de hombría, le pidió matrimonio a la blusa carmesí.
"Es halagador -dijo ella-, pero mi corazón pertenece al pantalón vaquero".
"¿Cómo es posible que prefiera a ese andrajo?", pensó él.
Después, mientras todas las prendas charlaban animadamente, el esmoquin se acercó al distraído vaquero y con una percha vacía le propino varios cortes en las perneras.
Ante sus gritos todos se acercaron. La blusa dio un respingo y musitó:
"¡Oh, estás aún más bello, y tan moderno!"

JulioElpuente

viernes, 20 de enero de 2017

Know me without reason

Gut my faith until you rip
my madness, until you strip
my eyes and empty this
burning throat.

Decipher like you decipher
a tangled road,
like you decipher the trace
of a visceral skin.

Destroy my impious thirst,
my dawn without you,
my empty argument,
my sleeping perversion.

Nourish my spellbound belly,
my skin made out of forgotten oils,
my secret hidden behind
the wall.

Take control of the transient mist
and of its envied sea.
Take the reins of everything
that happens, of everything
that's possible and eternal.

Know me without reason

JulioElpuente

En los sueños...

Mírate en el espejo.
No, en ese no, en el de mis ojos,
así verás que siento cuando los
cierro y te guardo bajo los
mil cerrojos de mis pupilas.
En los sueños, el abánico de
tus pestañas crea olas de
frambuesa y rayos de miel
en mis mejillas,
y cuando despierto
y abro los ojos, el desvarío me
aprisiona y mi corazón
deshuesado se trasforma en
quebradizo cristal, entonces
tengo que ataviarme
con la dulzura de tu espalda,
con la frescura de tu nuca feliz,
y ya todo vuelve a ser
como antes,
como después,
como ayer,
como mañana.

JulioElpuente

jueves, 19 de enero de 2017

Acércate a mi pecho.

Escucho la canción que un
día fue parte de mi piel,
que creció junto a mis huesos,
que durmió enroscada a mi
cintura.
Esa canción golpea estómagos
licenciosos, restrega ojos
tristres y lejanos, porque su letra
desmenuza todas las vidas,
nos da lecciones de amor y honor,
porque está parida desde el
dolor y la tragedia.
Ella te hablará de mí como
solo el alma puede hablar;
con el pellizco insolente y
la blasfemia ardiente.
Si quieres escucharla,
acércate a mi pecho,
posa tu orejita carmesí
(esa que sabe de escalofríos
y reyertas) sobre él y todos
mis mundos serán tuyos,
todas mis historías tendrán
sugnificado.

JulioElpuente

martes, 17 de enero de 2017

Más tarde.

Los besos que todavía no
he regalado duermen cerquita
de una fogata chispeante.
Pululan entre las cenizas y
danzan como pequeños
angelitos intransigentes.
Más tarde, cuando la luz es
solo un recuerdo, cuando la
negrura es nuestro aposento,
estiran sus menguantes brazos
y saludan con los dorsos de
sus efímeras manos apoyados
en las mejillas sonrosadas.
Y entonces deciden su destino,
y ese no puede ser otro que tus
pómulos satánicos,
tu boca inquisidora,
tus senos egipcíacos,
en fin, tu principio y tu final,
tu día y tu noche,
tu piel urdida de recuerdos,
tus sueños embarazados de
risas y tus pupilas vestidas de azul.
Esos besos serán el salvoconducto
para cruzar desiertos y
fronteras, temblores y miserias.

JulioElpuente

viernes, 13 de enero de 2017

Conóceme sin motivo.

Destripa mi fe hasta arrancarme
la locura, hasta desnudar
mis ojos y vaciar esta
garganta ardiente.

Descíframe como se descifra
el camino enmarañado,
como se descifra el rastro
de una piel visceral.

Destruye mi sed impía,
mi amanecer sin ti,
mi argumento vacío,
mi perversión dormida.

Nutre mi vientre hechizado,
mi piel hecha de aceites olvidados.
mi secreto escondido tras
la pared.

Toma el control de la niebla
pasajera y de su mar envidiado.
Toma las riendas de todo lo
que acontezca, de todo lo
posible y lo eterno.

Conóceme sin motivo

JulioElpuente

domingo, 8 de enero de 2017

¿Recuerdas aquella palabra...

¿Habrá vida más allá de tu amor?
Si existe tu amor en el Más Allá,
¿a quién le importaría morir?

Donde anida el amor no
mueren las flores.
Todo es eterno allí, incluso el
tiempo y la luz.

Tus besos son el placebo
inagotable de mis huesos,
son todas las vidas que
debí vivir.

No le pidas permiso a mi
alma para soñarme,
ella es la aliada de mis
sentidos.

¿Recuerdas aquella palabra,
aquella frase que no llegaste
a pronunciar?, pués tuve
suficiente con imaginar tu
sonrisa.

JulioElpuente

Veo a lo lejos tu estela cálida.

Los recuerdos son dedos de
plata acariciando mis mejillas,
restos de nácar resbalando
por mi vientre.
Veo a lo lejos tu estela cálida,
amigo viento, te escucho como
si escuchara respirar a mi
encogido corazón,
como si tú fueras el principio
y el final de una noche épica.
Mis versos han sido noqueados
por la realidad.
Los monstruos ya no solo viven
en mis sueños.
Pirotecnia mareante resuena en
las paredes de mi piel.
Oscuros ayeres maltratan mi
voluntad.
Quizá me reconcilie con el mañana,
con los errores que están por llegar.
Nunca conseguiré escribir
canciones de amor,
poemas de almas desnudas,
historias de azufre y algodón.

JulioElpuente

jueves, 5 de enero de 2017

¿Recordáis mis sueños?

No durmáis con la boca abierta,
no perezcáis por himnos indignos,
no os abriguéis con coloridos
andrajos,
no rindáis pleitesía a seres
gaseosos.

Dejémonos de mayúsculas inútiles  y
de minúsculas obsoletas.
Bebamos de dulces instintos,
desayunemos ternura y valor.

No arrulléis a los tenebrosos,
no mezáis a sus liendres.
Aborreced por siempre a los hijos
del oprobio y a sus mecenas.

Si el dolor visita tus entrañas,
recuérdale que eres hijo viento,
hermano de la esperanza y
amante de la dignidad.

¿Recordáis mis sueños?
Son los tuyos, son los vuestros.

Y ahora, hacedme caso...o no.

JulioElpuente

lunes, 2 de enero de 2017

Atravieso la fría estepa

Atravieso la fría estepa de
tu silencio.
Mis pies, aturdidos e inciertos,
todavía creen en ti, pero
mi aliento se entretiene
ahora con los pájaros y las
canciones majestuosas.
Los trenes pasaron silenciosos
y salvajes, como queriendo
destruir todos aquellos puentes
creados de la nada,
todas aquellas sonrisas
sinceras.
Saludé a la mañana, tal y como
el sol me pidió, pero una nube
asesina y sórdida cegó mis
ojos crédulos,
maniató mi voz escrita.
Trafiqué con palabras
emponzoñadas para secar
gargantas perfumadas,
gargantas que dejaron escapar
secuelas de escenas
míticas.

JulioElpuente