sábado, 30 de mayo de 2015

Llámalo destino.

En tus ojos está la llave
de la alegría.
Ve a buscarme donde
no hayan respuestas.

Llámalo destino,
o....llámalo siempre.
Dicta mis pasos,
dirige mi invierno,
arrulla mi primavera.

Lo precioso es tan
preciso como tus labios,
tan inevitable como
un viento invisible.

Sorpréndeme con el
menor de los venenos,
con la mayor de las caricias,
con la abdicación de
la pereza.

No recuerdo el número
infinito,
ni la memoria de ayer,
ni la locuacidad de mi
sueño.

No existe bestia sin final,
rifle sin rosas,
amor sin deseo,
esperanza sin mañana.

martes, 26 de mayo de 2015

Tez de vidrio.

Un perfil desnudo,
resbaladizo y brillante.
Una efigie de barro
silencioso y tez de
vidrio.

Se acabaron los errores,
finalizó la conquista absoluta;
de las migajas nos
alimentaremos hasta la
muerte.

Enrolarse en el ejército
de las palabras futuras;
anunciar los colores que
nunca envejecerán.

Liberar del paredón
al olvido;
salvar del oscurantismo
a la flor y a sus pétalos.

Dulce fiebre enrojecida
por el abrazo;
descubrir el placer
desde la piel insurgente.

JulioElpuente

jueves, 21 de mayo de 2015

El tiempo.

El tiempo nos condena...
nos condena a intuirnos,
a vivirnos,
a soñarnos.

Pero, que pare,
que se pare,
que no mutile nuestro
abrazo
que no gobierne nuestros
besos,
que no certifique nuestro
sudor.

Ese sonido futuro,
ese eco que vendrá,
ese placebo doloroso
y único.

Nos elegimos entre la
noche y el sopor,
nos amamos para no
olvidarnos.
El mañana será otro
ayer,
otro quizás.

Prohibida la nostalgia
si no es de tu mano.
Prohibida la lágrima
sin sonrisa.

martes, 19 de mayo de 2015

Acaricio la candidez.

Reinvento la dulzura para
para instaurar un nuevo
orden...el de la compasión,
el de la alegría.

Me olvido de los verbos
enajenados,
de las palabras sin
principio ni final.

Descubro los ojos que
siempre se alimentaron
de mí,
aquellos que fueron
ceguera y soledad sin mí.

Acaricio la candidez
cubierta de porcelana,
el resplandor que nació
y que amó.

Visito la verdad,
la que vivió desnuda,
la que murió sin
haber vivido.

JulioElpuente.

viernes, 8 de mayo de 2015

El libro de tu piel.

Háblame de las almas
invencibles,
háblame de la tuya....
de su color.

Desnuda mi verbo ardiente.
Retoma conmigo el camino
de los recodos dichosos.

Pueblo tu hendidura con
el aceite de mi orgullo,
leo como un ciego
en el libro de tu piel.

Soy el resto de una caricia
olvidada, el jamás de una
noche insomne.

El dios Saturno me invitará
a morir en el rojo de tus
últimos labios.

Imitarán nuestra sonrisa
los amaneceres indecisos,
los atardeceres plagiados.

jueves, 7 de mayo de 2015

La muerte del sol.

Cuando llegue el ayer,
entonces sabré enfrentarme
a los silencios,
a las huellas en la arena.

Despacio; envuelto en olores,
escuchando trenes vacíos,
con gramos de lluvia en estas
manos ajadas.

No desearé la muerte del sol.
No cambiaré la vida por
perdón.
No comprenderé a los
orgullosos poetas del amor.

Heredé un vientre hipotecado,
una soledad escueta y dañina,
un mar seco y lejano.

Dormiré después de una nana
fingida.
Despertaré entre cebollas y
dulces enamorados.

JulioElpuente