miércoles, 16 de noviembre de 2016

Magos chalados.

No será necesario pedir
permiso para soñar.
Las ojeras, risueñas, desperazadas,
saludarán al Dios de
la luz.

Encumbraremos alegres
canciones, repletas de
caricias, de emociones.
Repartiremos gestos amables,
deliciosas miradas.

Magos chalados, mitad
corazón, mitad fuego,
se dedicarán a crear
esferas chispeantes,
acuarios sin rejas.

Tan sólo quedarán las ganas
de trotar sin miedo,
de desfilar al son de la locura,
de vestirse con una mezcla
de savia y verdor.

JulioElpuente

2 comentarios:

  1. Siii !!! Me entusiasmó.
    Jajajaja sentí la algarabía con la que escribiste el poema, ya no será necesario pedir permiso para soñar, no, haremos de nuestros sueños nuestras propias delicias, como esos magos chalados, sí, y que digan lo que digan, si nadie sabrá ;P

    Un beso, Julio :-)))

    ResponderEliminar