sábado, 12 de noviembre de 2016

Desangrado.

Sin noticias de mi corazón.
Quizás se encuentre
bordeando algún
horizonte,
o, quiźas, amarrado en
algún puerto, en uno de esos
de amores fugaces.
Sus restos, su rastro, es
de un rojo etéreo,
vanidoso, rutilante.
Desangrado, te buscará,
recorrerá todos los
cielos, todas las tierras.
Dormirá al raso para salirte
al paso.
Beberá el agua de tus nubes,
comerá de tus manos
silenciosas.
Espero sus noticias,
aunque, confío
en él...y en ti.

2 comentarios:

  1. Ojalá que esa misiva llegue a tiempo, antes que la ausencia se torne en el más angustioso de los olvidos, para poder beber de la gota de nube, mecer en caricias la piel qué muda hablará entre las manos.

    Casi oteo ese horizonte, desde esta plegaria hecha deseo, en el que se divisa, buenas venideras, me lo dijo la luna blanca, savia en anhelos :-)

    (Como me gusta venir a éste lado de tu orilla, querido)

    Un beso, Julio, ten un hermoso fin de semana.

    ResponderEliminar