martes, 7 de febrero de 2017

Levanta la cara y sonríe.

Levanta la cara y sonríe,
el día ha despertado
de azul y blanco para ti.
Ha ardido el satén de tu
boca con aquella llama
veloz y despiadada que
purifica y envuelve.
Y tú, mientras visitas el hogar
de los ángeles, repartes
abrazos y sonrisas,
amaneceres y ocasos.
Y es tanta la ternura de tu
piel, tanta la frescura de tus
ojos, que nadie respira,
nadie parpadea,
todas las margaritas están
deshojadas, todos los elogios
están agotados.
El anciano día no ha podido resistir
las lágrimas cuando tu
sombra ha desaparecido,
y se abraza angustiado a la
altiva noche y le ruega que te
devuelva a su efímera vida.

JulioElpuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario